Contenido principal

Justicia condena a Clínica Veterinaria

La Justicia condenó al Hospital Clínico Veterinario Santo Tomás de Viña del Mar al pago de una indemnización de $100 mil a un consumidor y una multa de una U.T.M. por haberle entregado otra mascota.

31 de marzo de 2011

La Justicia condenó al Hospital Clínico Veterinario Santo Tomás de Viña del Mar al pago de una indemnización de $100 mil a un consumidor y una multa de una U.T.M. por haberle entregado otra mascota.

El caso

  • Hernán Cofré internó a su perro, un Pitbull de 7 meses de edad, en el Hospital Veterinario Santo Tomás de la ciudad de Viña del Mar luego de que la mascota estuviera sufriendo durante tres días problemas gastrointestinales.
  • Sin embargo, al día siguiente, el consumidor recibió un llamado de la clínica veterinaria, donde le informaron que su mascota había muerto.
  • Cuando fue al centro veterinario a pedir detalles de la muerte de su mascota, la información le fue negada.
  • Pero su mayor sorpresa fue al momento de enterrarlo, pues tras abrir la bolsa de basura donde iba embalado, se percató que no era el cuerpo de su perro, sino que de una hembra de raza Chow-Chow. Tras el impacto, fue al centro médico acompañado de Carabineros, donde pudo ver finalmente el cuerpo de su mascota, el cual se notaba carente de todo cuidado clínico sanitario.
  • Cofré se reunió con el director del establecimiento, quien se comprometió a realizar una necropsia que informara detalladamente sobre las causas de la muerte del perro, pero al cabo de unos días se le informó que el procedimiento no se realizaría, ya que sólo tendría efectividad si se hubiese hecho en un plazo de 6 horas luego de la muerte del animal, lo que en esta caso ya no había ocurrido.
  • Al sentir que sus derechos habían sido vulnerados, el consumidor denunció el hecho ante el Primer Juzgado de Policía Local de Viña del Mar.

En el juicio

  • El centro veterinario reconoció que efectivamente cometieron un error al momento de entregar equivocadamente el cuerpo de la mascota fallecida al consumidor.
  • Sin embargo, el centro médico agregó que se actuó diligentemente en los cuidados aplicados al perro y que la mascota murió de una falla multiorgánica producto del deterioro, lo que se explica en el informe médico-veterinario entregado al propietario de la mascota.
  • Tras analizar los antecedentes del caso, el tribunal viñamarino señaló que Hospital Clínico Veterinario Santo Tomás entregó un servicio deficiente al entregar el cadáver de un perro que no correspondía al de la mascota del consumidor.
  • Finalmente, el tribunal agregó que el consumidor sufrió perjuicios morales, basados principalmente en las diversas molestias y pérdidas de tiempo en que debió incurrir para tratar de resolver el problema ocasionado por el actuar negligente del centro veterinario.
  • Por estos motivos, el juzgado condenó al Hospital Clínico Veterinario Santo Tomás de Viña del Mar al pago de una indemnización de $100 mil al consumidor y al pago de una multa de 1 U.T.M. (casi $38 mil)

Este fallo confirma

  • Que como en todo servicio, los consumidores tienen derecho a recibir el servicio por el que pagaron y que éste se preste en condiciones de calidad y seguridad.
  • Un servicio de calidad, en este caso se traduce en que su mascota reciba atención y tratamiento oportuno y adecuado; que se cumplan las condiciones ofrecidas (costos, tipos de tratamiento, etc.) y que el servicio se realice en condiciones de seguridad (lugar limpio, infraestructura adecuada etc.).
  • Recuerde que tiene derecho a que le entreguen información veraz y oportuna, especialmente en relación a los costos involucrados, como por ejemplo, días de atención, insumos, honorarios médicos, etc., y otras características relevantes del servicio.
  • Frente a cualquier incumplimiento, los consumidores tienen derecho a ser indemnizados por todos los daños que puedan probar en el tribunal.

Archivos para descargar

Dirección externa

Galería

Tags

Reclamar
LLámame