Contenido principal

Nueva multa a multitienda

La Corte de Apelaciones de Santiago condenó a Falabella a una multa y la obligó a anular las compras por más de un millón de pesos que habían hecho delincuentes usando los documentos de una consumidora.

29 de septiembre de 2008

La Corte de Apelaciones de Santiago condenó a Falabella a una multa y la obligó a anular las compras por más de un millón de pesos que habían hecho delincuentes usando los documentos de una consumidora.

  • La acción judicial se originó cuando la consumidora Mary Avendaño sufrió el robo de sus documentos desde su lugar de trabajo, de lo que se percató sólo cuando llegó a su casa en la noche.
  • Asustada por la posibilidad de ser víctima de un fraude, decidió ir a primera hora del día siguiente a bloquear las tarjetas, pero al hacerlo se enteró de que habían sido utilizadas por delincuentes y que debía asumir una deuda que ascendía a más de un millón trescientos mil pesos por no haber dado aviso oportuno.
  • Al mirar el detalle, se dio cuenta que la tarjeta tenía al menos seis transacciones, cuatro realizadas en tiendas Falabella y dos en comercio asociado a la misma empresa.
  • No sólo se sintió engañada, sino muy molesta al ser obligada a pagar una alta suma por cosas que no había comprado. Por eso decidió recurrir al SERNAC en busca de una solución, organismo que tras una mediación desfavorable, denunció los hechos al Tercer Juzgado de Policía Local de Santiago.
  • Durante el proceso, Falabella señaló que si bien la consumidora dio aviso del extravío de la tarjeta, éste no se hizo oportunamente. Argumentó además que las compras registradas se realizaron el día anterior al bloqueo, por lo que es la consumidora quien debe responder por ellas, lo cual está especificado en el reglamento de uso de las tarjetas de crédito y también lo establece la ley sobre Extravío, Robo o Hurto de Tarjetas.
  • Sin embargo, el tribunal señaló que la empresa tiene la obligación de constatar que la persona que usa la tarjeta para comprar a crédito, es el titular o un adicional autorizado, para lo cual debe tomar medidas como pedir la cédula de identidad.
  • Además, el dependiente de la tienda tiene que cotejar la fotografía de la cédula de identidad con la persona y chequear que la firma estampada por ésta en el voucher que autoriza el cargo en la tarjeta corresponda.
  • Finalmente, el tribunal estimó que Falabella cometió infracción a la Ley del Consumidor pues "no constató ni siquiera medianamente que la persona o personas que hicieron las compras con la tarjeta de la denunciante no era ella, lo que pudo hacerse dada la evidente disconformidad de la firma que se estampó en los comprobantes".
  • Por ello, la condenó al pago de una multa de 25 U.T.M (cerca de $ 900 mil) y la obligó a la anulación de las ventas y cargos efectuados con la tarjeta de la consumidora, sentencia que fue confirmada por la Corte de Apelaciones de Santiago.
  • El fallo reafirma una vez más que reclamar sirve y que las empresas tienen la responsabilidad y la obligación de comprobar la identidad de la persona que está solicitando el crédito y tomar todos los resguardos necesarios para evitar fraudes, aunque el consumidor no haya bloqueado los documentos.

Archivos para descargar

Dirección externa

Galería

Tags

Tipo de producto: Tarjeta de credito

Reclamar
LLámame