Contenido principal

Multitienda sancionada por cobros indebidos

Consumidora recibe una importante indemnización luego de que una multitienda le enviara estados de cuenta con cobros equivocados y la mantuviera informada en DICOM pese a estar al día en su deuda.

29 de julio de 2008

Consumidora recibe una importante indemnización luego de que una multitienda le enviara estados de cuenta con cobros equivocados y la mantuviera informada en DICOM pese a estar al día en su deuda.

  • En agosto de 2006, Ruth Fuentes pidió un avance en efectivo en RIPLEY para con ese dinero prepagar una deuda anterior con la misma tienda.
  • La primera cuota del avance vencía en septiembre, pero el estado de cuenta indicaba pago $0. Lejos de alegrarse, se dio cuenta que se trataba un error y no un milagro. Consultó a la tienda y le dijeron que no se preocupara, que se regularizaría la situación y ordenarían la cuenta cobrándole lo que correspondía.
  • Al mes siguiente volvió a salir la cuenta $0. Nuevamente fue a consultar pero esta vez le dijeron que pagara de todas maneras porque de lo contrario le cobrarían intereses, pero que solucionarían el problema en 10 días. Ella hizo caso y pagó las cuotas, pero en los estados de cuentas siguientes le cobraron compras anteriores que ya habían sido prepagadas.
  • Por tercera vez fue a reclamar sin resultados hasta que la gota que rebasó el vaso ocurrió cuando a su hijo le negaron una cuenta corriente porque ella, que era su aval, aparecía en DICOM desde octubre de 2006 pese a estar al día en sus pagos.
  • Volvió por cuarta vez con sus cuentas y recibos de pago, y le prometieron eliminarla de DICOM, lo que tampoco ocurrió siguiendo el desorden en sus cuentas sin saber qué tenía que pagar realmente.
  • Aburrida de tanto ir y venir en busca de solución decidió ejercer sus derechos en la Justicia.
  • Durante el proceso, la empresa negó los cargos argumentando que pese a que se había producido un error informático, éste se había solucionado y la consumidora no se vio afectada.
  • No obstante, el juez pudo comprobar que la empresa cometió varios errores graves que se resumen en: la mala emisión de los estados de cuenta; se le cobraron cuotas que ya estaban pagadas y se envió a la consumidora a DICOM pese a estar al día.
  • Por lo tanto, la empresa cometió infracción a la Ley del Consumidor al entregar un servicio de mala calidad causándole daño a la consumidora.
  • Por ello, se condenó a Ripley (CAR S.A.) al pago de una multa máxima de 50 UTM. Asimismo, se obligó a la empresa al pago de una indemnización de $2 millones para la consumidora por el daño moral causado, especialmente al haber sido injustamente mantenida en DICOM.
  • El fallo confirma una vez más que las empresas deben ser profesionales en la prestación de sus servicios y responder ante los consumidores cuando su descuido les causa algún daño.

Archivos para descargar

Dirección externa

Galería

Tags

Reclamar
LLámame