Contenido principal

Zapatillas que destiñen

El caso de Margaret Lagos

09 de julio de 2002

En enero, Margaret Lagos lavó las zapatillas rojas que había comprado en diciembre en calzados Verónica y, con gran sorpresa, detectó que perdían el color y que además, al secarse, se ponían verdes.

"Un mes después de comprarlas, lavé mis zapatillas de gamuza, las lavé a mano utilizando solamente agua. Al secarse, tenían manchones verdes por todos lados. Las llevé a la tienda para que me las cambiaran y el vendedor, luego de hablar con ejecutivos de la tienda, me comunicó que no me las cambiarían porque esas zapatillas no se lavaban. Le contesté que todas las zapatillas se lavaban y que ni en el envase ni en la misma zapatilla decía lo contrario. Si las hubiera utilizado un día de lluvia me habría manchado entera".

Margaret decidió reclamar ante el SERNAC. Estaba convencida que le asistía el derecho a un producto de mejor calidad; había pagado casi 15 mil pesos por esas zapatillas y, comprar otras, pesaba en su presupuesto.

Después de la gestión del SERNAC, recibió una carta de este Servicio adjuntándole una copia de otra que le dirigía Calzados Verónica. Esta tienda le ofrecía el cambio del producto en cualquiera de sus locales.

"Fui a la misma tienda y mostré la carta al vendedor, quien ordenó en la caja que me devolvieran la suma que yo había pagado".

La señora Margaret compró otro par de zapatillas en otra tienda y ahora mirando sus zapatillas nuevas reconoce que tuvo razón en reclamar.

Archivos para descargar

Dirección externa

Galería

Tags

Mercados: Calzado

Tipo de producto: Calzado

Reclamar
LLámame