Contenido principal

Consumidor indemnizado por recibir cobros indebidos

La Justicia condenó a Ripley a pagarle una indemnización de $380 mil a un consumidor por haberle cobrado erróneamente por varios meses un avance que ya había sido pagado, lo que le significó ser enviado al  lista

21 de febrero de 2011

La Justicia condenó a Ripley a pagarle una indemnización de $380 mil a un consumidor por haberle cobrado erróneamente por varios meses un avance que ya había sido pagado, lo que le significó ser enviado al lista


  • Luis Alberto Orellana, residente de La Serena, pidió en septiembre del 2008 un avance en efectivo de $1.516.000 a Ripley, comprometiéndose a pagarlo en 36 cuotas de alrededor de $70 mil. Sin embargo, en diciembre de 2009, casi un año después, pagó anticipadamente la totalidad del préstamo que aún le quedaba pendiente.
  • Con esto, al consumidor sólo le quedaba como saldo unos $32 mil mensuales que pagaba por la compra de un computador. Pero en su cuenta le apareció un monto extra por otros $30 mil que él pagó, aunque desconocía su origen.
  • No obstante, esto no terminó ahí, pues en los próximos meses, esto es, desde febrero a junio, le siguieron apareciendo en sus estados de cuenta cobros por el avance ya pagado, pese a que reclamó en reiteradas ocasiones ante la empresa sin que solucionaran el problema. Es más, desde la propia multitienda lo empezaron a llamar cobrándole la supuesta deuda.
  • Al sentir que sus derechos habían sido vulnerados, el consumidor interpuso el reclamo en el SERNAC, organismo que tras no obtener una solución por parte de la empresa, denunció el hecho al Segundo Juzgado de Policía Local de La Serena, haciéndose parte el juicio.
  • En el tribunal, Ripley reconoció su responsabilidad en los hechos, agregando que el consumidor efectivamente había pagado completamente el avance que había solicitado y que los cargos aparecidos en la cuenta habían sido un error en el sistema computacional.
  • Sin embargo, el tribunal rechazó la defensa de Ripley, pues además, la empresa no pudo justificar el cobro de los $30 mil pesos que el consumidor pagó sin saber el origen.
  • Tras analizar los cobros en los estados de cuenta del consumidor posterior a la fecha del pago y que la empresa justificó como un problema del sistema, el tribunal señaló que este error le provocó múltiples perjuicios al afectado, principalmente al ser enviado al boletín de morosos de la Cámara de Comercio de Santiago sin ninguna justificación.
  • Finalmente, el tribunal condenó a Ripley al pago de una indemnización al consumidor de $380 mil pesos, $30 mil por el daño material al tener que pagar un monto que no correspondía, y $350 mil a modo de indemnización por los daños morales sufridos por el afectado. Es decir, $760 mil.
  • Asimismo, el juzgado le aplicó a Ripley una multa de 5 U.T.M. (cerca de 190 mil) por infringir la Ley del Consumidor al no respetar lo acordado con el consumidor y haber actuado negligentemente realizando cobros indebidos.
  • Este fallo confirma que los consumidores tienen derecho a las cuentas claras y cobros justos. Esto significa que, deben pagar por el servicio efectivamente prestado o los productos adquiridos.
  • Si existe un error en los cobros, las empresas deben realizar las devoluciones y las reparaciones que correspondan a todos los consumidores afectados por la misma situación. Los consumidores no tienen por qué pagar por el error de las empresas.
  • Para conocer sus derechos y saber cómo ejercerlos, puede acudir al SERNAC www.sernac.cl o 600 594 6000.

Archivos para descargar

Dirección externa

Galería

Tags

Reclamar
LLámame