Contenido principal

Condenan a Banco por permitir cobro de cheques robados

La Justicia condenó al Banco de Chile a pagar una indemnización de más de $4 millones a un consumidor por haber permitido el cobro de una serie de cheques que le habían sido robados desde su lugar de trabajo. 

18 de octubre de 2011

La Justicia condenó al Banco de Chile a pagar una indemnización de más de $4 millones a un consumidor por haber permitido el cobro de una serie de cheques que le habían sido robados desde su lugar de trabajo.

  • La Justicia condenó al Banco de Chile a pagar una indemnización de más de $4 millones a un consumidor por haber permitido el cobro de una serie de cheques que le habían sido robados desde su lugar de trabajo.
  • El tribunal consideró que la entidad financiera fue negligente al no cotejar la firma de los documentos.
  • Raúl Titerman tenía dos de sus chequeras, una cuenta del Banco de Chile y otra del Citibank, hoy perteneciente al mismo banco, en su lugar de trabajo. Sin Percatarse, alguien le sustrajo cuatro cheques de la primera y tres de la segunda cuenta.
  • Al día siguiente del hurto, los siete cheques fueron cobrados por un desconocido, sumando un monto total de $4.111.130, todos a nombre de dos personas y por cantidades similares.
  • El consumidor afectado sólo se enteró del robo y posterior cobro de los documentos por el aviso de una agente de otro banco.
  • Tras los hechos, el consumidor pidió explicaciones al banco, pero no obtuvo una respuesta satisfactoria, por lo que decidió exigir sus derechos ante el Juzgado de Policía Local de La Reina.

En el Juicio

  • En el juicio, la empresa rechazó su responsabilidad, alegando primero que el tribunal no era competente para ver la causa, pues la Ley del Consumidor no era aplicable en la fiscalización de instituciones bancarias ni en la solución de conflictos entre bancos y clientes, por existir una ley especial.
  • Asimismo, y si bien reconoció que los cheques efectivamente se pagaron, argumentó que no fue responsabilidad del banco, puesto que al momento de hacerse efectivo su pago se verificó que los cheques correspondieran a los talonarios entregados, a que no existieran órdenes de no pago, que no presentaran daños, y finalmente, que la firma puesta en los documentos no fuera visiblemente disconforme con la registrada en la institución financiera.
  • Tras analizar los antecedentes, el tribunal explicó que si bien la Ley de Bancos determina que quien fiscaliza esta materia es la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras, la misma Ley no señala en particular las formas de compensar a las víctimas de las infracciones bancarias, y por lo tanto, es la Ley del Consumidor la que debe aplicar en este caso, por cuanto su finalidad es justamente proteger al consumidor.
  • Respecto de los pagos de los cheques, el tribunal determinó que el Banco de Chile actuó con negligencia al pagar los 7 cheques, cuyos cobros se hicieron el mismo día, por las mismas personas y por cantidades similares, sin haber efectuado el debido cotejo con el registro de firmas que obraba en su poder.
  • Considerando estos antecedentes, finalmente el tribunal condenó al Banco de Chile al pago de una indemnización de $4.111.113 al consumidor por el daño sufrido. Además le aplicó una multa a beneficio fiscal de 20 U.T.M. (cerca de $770 mil) por haber infringido la Ley del Consumidor.

El fallo

  • Este fallo confirma que las empresas tienen la obligación de tomar todas las medidas para que los consumidores no sean víctimas de fraudes, y si bien de los delitos deben responder los delincuentes, las empresas deben responder cuando ofrecen servicios inseguros.

Archivos para descargar

Dirección externa

Galería

Tags

Reclamar
LLámame