Contenido principal

Condenan a empresa de muebles infantiles

La Justicia condenó a la empresa de muebles infantiles Kids Boys al pago de una indemnización de $560 mil a una consumidora y a una multa de 10 U.T.M. (cerca de $380 mil)  por no cumplir con el plazo de entrega.

18 de marzo de 2011

La Justicia condenó a la empresa de muebles infantiles Kids Boys al pago de una indemnización de $560 mil a una consumidora y a una multa de 10 U.T.M. (cerca de $380 mil) por no cumplir con el plazo de entrega.

El caso

  • Alba Velásquez compró el 3 de abril del año 2010 en la tienda de muebles infantiles Kids Boys una marquesa paloma de 1 ½ plaza ribeteada, un velador paloma con puerta y cajón ribeteada y una cómoda de cinco cajones, pagando por ellos un total de $310 mil.
  • Según lo acordado, la empresa debía enviarle los muebles 30 días después de la compra, lo que no ocurrió. Tras múltiples reclamos, la empresa le respondió que los productos no se habían fabricado todavía debido a que no se había encontrado la madera.
  • Al insistir, finalmente los muebles fueron despachados a la casa de la consumidora el 27 de mayo, es decir, a casi dos meses después de haberlos adquirido. Pero el problema no terminó ahí, pues al revisarlos se dio cuenta que presentaban diversos desperfectos e imperfecciones, como por ejemplo, manchas en la madera e innumerables nudos, además de encontrarse recién barnizados, pues al tocarlos las manos se quedaban pegadas en la superficie de los mobiliarios.
  • Tras no aceptar los muebles en esas condiciones, se acordó entre la consumidora y la mueblería una nueva fecha de entrega, la que tampoco se cumplió. Tras innumerables reclamos la empresa finalmente los volvió a enviar, pero en las mismas condiciones anteriores, por lo que nuevamente fueron rechazados.
  • Aburrida y molesta por la mala calidad de los muebles y los incumplimientos, la consumidora le exigió a la mueblería la devolución de su dinero, lo cual fue rechazado por la empresa. Al sentir que sus derechos habían sido vulnerados, la consumidora recurrió al SERNAC en busca de una solución, organismo que tras realizar una mediación sin resultados favorables para la afectada, denunció el hecho ante el Juzgado de Policía Local de Macul.

El juicio

  • Analizados los antecedentes, el tribunal señaló que la empresa ofrecía una venta de muebles acorde a los estándares de fabricación exigidos para este tipo de productos, pero en este caso, la tienda no respetó los términos en los cuales se ofreció la entrega del bien, toda vez que estos presentaron fallas en la madera, traducidos en manchas, nudos y problemas con el barniz.
  • Asimismo, el juzgado agregó que tras ser retirados en dos oportunidades desde la casa de la consumidora para su reparación, este trabajo no fue realizado de forma satisfactoria pese a que los muebles ya estaban pagados, por lo que la tienda incurrió en incumplimiento de sus obligaciones.
  • Finalmente, el tribunal señaló que la empresa de muebles Kids Boys actuó con negligencia respecto a la venta de los muebles, hecho que le causó un daño a la afectada, condenando a la tienda al pago de una indemnización de $560 mil a la consumidora por los perjuicios que le ocasionó. Además le aplicó una multa de 10 U.T.M. (cerca de $380 mil) por haber infringido la Ley del Consumidor.

Este fallo confirma

  • Que los consumidores tienen derecho a adquirir bienes y servicios de calidad, independiente del precio que pagaron por ellos.
  • Calidad significa que los productos y servicios respeten lo prometido; que cumplan la función para los que fueron adquiridos, que el consumidor reciba toda la información necesaria sobre sus características relevantes y recibir un buen servicio tanto durante como después de la compra.
  • Asimismo, el derecho a garantía es parte del derecho a calidad. Todos los productos nuevos que salen malos, tienen una garantía de 3 meses desde su recepción, lo que implica que el consumidor puede elegir entre cambiar el producto, repararlo o recuperar el dinero.
  • La calidad en el servicio también significa entender que la relación de consumo no termina en la compra del bien o en la contratación del servicio.
  • La experiencia de posventa puede ayudar a reforzar los lazos de confianza entre la empresa y su cliente, pero si esa experiencia es ingrata, puede destruirse esa relación. De hecho el 62% de los consumidores castiga con la no compra a las empresas que atropellan sus derechos.
  • La calidad del servicio de cualquier empresa debería incluir canales de comunicación expeditos en los que el consumidor pueda reclamar, hacer consultas o sugerencias, y por supuesto, que sus solicitudes sean respondidas.

Archivos para descargar

Dirección externa

Galería

Tags

Reclamar
LLámame