Contenido principal

Deuda sorpresa

09 de julio de 2002

El caso de Fresia Montero :

Tener una deuda pendiente es un dolor de cabeza, de estómago, de muelas, de pelo... Por eso, Fresia Moreno, habitante de Paine, se mantenía al día en sus pagos, pese a lo cual un día la llamaron a su casa del Departamento de Cobranzas de DIN por una cuota atrasada. "Nunca supieron explicarme qué era lo que debía. Uno sabe lo que paga y yo estaba tranquila, en esos días estaba con una carga de presión muy fuerte y no podía ir a DIN en ese momento a saber de qué se trataba".Le solicitaron que aclarara una cuota impaga de $3.580, por una compra que ella no había realizado, presionándola con los plazos para que cumpliera con esta diligencia. Al ir a DIN se enteró que por dicha deuda ya figuraba en DICOM. "Yo tenía un excelente expediente comercial, donde voy me dan crédito. Alegué y me dije que eso no iba a quedar así, porque no puede ser".Se dirigió al Servicio Nacional del Consumidor (SERNAC) para estampar su reclamo. La señora Moreno se sentía perjudicada moralmente, ya que, por esta deuda, sus antecedentes se habían ensuciado y temía que esto pudiera afectarla en un préstamo que estaba tramitando. Afortunadamente, con la gestión del SERNAC, la casa comercial estudió la deuda y declaró sin saldo pendiente la cuenta de la señora Moreno. Asimismo, su nombre fue borrado de DICOM, reconociendo la intachable conducta de consumidora de la señora Fresia.

Archivos para descargar

Dirección externa

Galería

Tags

Reclamar
LLámame