Contenido principal

¿Endeudado o "Sobreendeudado"?

Es importante que ordene su presupuesto y aprenda a administrar sus cuentas para evitar que las deudas lo sobrepasen. SERNAC le entrega algunos consejos ahora que se acercan las compras de Navidad.

20 de diciembre de 2006

Es importante que ordene su presupuesto y aprenda a administrar sus cuentas para evitar que las deudas lo sobrepasen. SERNAC le entrega algunos consejos ahora que se acercan las compras de Navidad.

¿Quién podría decir que no tiene deudas?... Probablemente serían muy pocos los que levantarían la mano porque las cifras demuestran que los chilenos nos "encalillamos" cada día más. Pero una cosa es tener deudas y otra es estar "sobreendeudado".

Se habla de sobreendeudamiento cuando los ingresos no alcanzan para pagar las necesidades básicas (servicios, vivienda, alimentación etc.) ni los compromisos derivados de créditos o cuentas contratadas por servicios.

El sobreendeudamiento se desencadena cuando el consumidor contrae una serie de obligaciones crediticias que al final del mes no puede pagar (sobreendeudamiento activo) o cuando se producen hechos fortuitos como la pérdida del trabajo, la muerte de un familiar, alguna enfermedad o accidente o cualquier hecho que signifiquen gastos imprevistos y de alto costo (sobreendeudamiento pasivo).

Todo indica que nos hemos ido acostumbrando a consumir a través del crédito, a comprar ahora y pagar en cuotas que muchas veces se hacen eternas. Los incentivos para endeudarse son muchos y están en todas partes: Ofertas, descuentos, productos de regalo, facilidades para obtener tarjetas, pocas exigencias de ingresos, pagos diferidos del tipo "compre ahora y pague en mayo" etc. Es fácil tentarse, en especial en épocas de "vacas gordas" o períodos de alto consumo como Navidad.

Ciertamente el crédito es para muchas familias la única opción para adquirir bienes y servicios que de otra forma no podrían comprar. Pero es una herramienta de consumo que debe ser usada de manera responsable y con estricto apego a los derechos y deberes del consumidor.

  • El consumidor debe tener conciencia de cuánto se puede endeudar ya que muchas cuotas pequeñas al final del mes se suman.
  • Según los expertos, no es recomendable gastar más del 40% del ingreso líquido en pagos de tarjetas de crédito, créditos de consumo e hipotecarios.
  • Las deudas deben adquirirse considerando la capacidad de pago mensual, pero también eventualidades, como posibles enfermedades, y las estacionalidades, como el pago de colegios, patentes, cumpleaños, Navidad y otros.
  • Compare los créditos que le ofrecen, como todo en el mercado hay algunos muchos más convenientes que otros con diferencias en tasas de interés y costos adicionales.
  • En cuanto a las tarjetas de crédito de casas comerciales, recuerde que no da lo mismo cuáles ni cuántas tener. Al decidir comprar con este instrumento no basta considerar el interés que le cobrarán sino también el costo que implica tener y usar una tarjeta de crédito. Es necesario fijarse en la cuenta, no sólo en la cuota del crédito (Ver estudio de costo de tarjeta de crédito comerciales en www.sernac/estudios). Por eso siempre consulte si existe un costo asociado al uso o mantención de la tarjeta.
  • Antes de comprar, pregúntese seriamente por la real necesidad de adquirir ese producto y, si es importante, evaluar si es posible esperar, ahorrar y pagarlo al contado, antes de endeudarse.
  • No se deje impresionar por los mensajes centrales de los avisos, ponga atención en la información contenida en asteriscos y letra chica la información, puede tratarse de datos relevantes sobre tasas de interés, plazos de pago y restricciones de las ofertas.
  • La tasa de interés debe ser informada con todos los costos asociados al crédito. Los otorgantes del préstamo deben respetar la Tasa de Interés Máxima Convencional (TIMC)* que establece límites al costo del crédito.
  • Al seleccionar un crédito en una casa comercial o un banco, debe obtener información que le permita distinguir claramente el valor cuota, pagos asociados (gastos notariales y seguros expresamente aceptados por usted) y valor contado del préstamo o crédito.
  • En el caso de que existan seguros, estos deben ser expresamente aceptados por el consumidor.
  • Si definitivamente su sueldo no cubre sus deudas se recomienda solicitar un crédito de consumo, pagar las deudas de sus tarjetas de crédito (u otros créditos) y evaluar cerrarlas o reducirlas. De no hacerlo su endeudamiento será un círculo vicioso y no aprenderá a vivir con un presupuesto realista.
  • Si usted disminuye sus tarjetas o junta todas sus deudas de créditos pequeños pagando una sola cuota ahorrará dinero al pagar intereses con una sola entidad y no a varias.
  • Aunque usted se encuentre en serios problemas económicos, nunca solicite dinero a los prestamistas ya que en vez de resolver su problema, lo agravarán. Solicitar dinero a un prestamista siempre tiene consecuencias graves para el consumidor ya que suelen utilizar el engaño y la usura. Además, pueden buscar la apropiación del bien inmueble, si es que el préstamo tiene asociada una garantía hipotecaria, que harán efectiva una vez que ocurra el retraso de los pagos establecidos en el contrato.
  • En el sitio http://www.misdeudas.cl/ administrado por la Asociación de Consumidores ODECU que cuenta con apoyo de SERNAC, usted puede realizar simulación de su nivel de deudas, comparar costos de créditos, conocer los pasos para salir de una deuda etc. Además puede revisar los contenidos de nuestra Revista del Consumidor de diciembre 2006 dedicada al tema del endeudamiento (www.revistadelconsumidor.cl)

Para saber qué hacer en caso de tener una deuda morosa, pinche aquí

Links Relacionados:http://www.revistadelconsumidor.clhttp://www.misdeudas.cl

Archivos para descargar

Dirección externa

Tags

Tipo de producto: Tarjeta de credito

Material educativo: Recomendaciones para ejercer sus derechos

Reclamar
LLámame