Contenido principal

Compra eficiente de ampolletas

Cuando hablamos de "eficiencia energética" nos referimos a una adecuada administración de la energía que nos permita lograr el máximo rendimiento para cada unidad energética consumida, logrando de paso

15 de mayo de 2006

Cuando hablamos de "eficiencia energética" nos referimos a una adecuada administración de la energía que nos permita lograr el máximo rendimiento para cada unidad energética consumida, logrando de paso

Básicamente existen tres tipos de ampolletas: incandescentes, halógenas y fluorescentes

  • Ampolletas Incandescentes: Están formadas por una ampolla o bulbo de vidrio, que contiene un gas inerte y un filamento de tungsteno que se calienta para generar luz. En dicho proceso, el 85% a 90% de la energía eléctrica consumida se transforma en calor, y el 10% a 15 % restante, en luz, lo que las ubica en el segmento menos eficiente entre los tipos básicos de ampolletas. En los modelos de lámparas incandescentes es posible utilizar atenuadores de luz (dimmers), que permiten moderar la intensidad del flujo luminoso reduciendo la tensión de alimentación. La lámpara común consta de tres partes: bulbo, base y filamento. El color de la luz de este tipo de ampolletas es levemente amarillento. Las más conocidas y demandadas, son las de tipo estándar, dirigidas a un uso general, de bulbo transparente convencional, tipo "pera". La cantidad de luz que emite una lámpara incandescente depende fundamentalmente de la potencia que tenga. Por su parte, la longitud del filamento, el tamaño y forma de la ampolla o bulbo de cristal dependen directamente de la potencia que tenga la lámpara.
  • Ampolletas halógenas: Al igual que las incandescentes, producen luz a partir de un filamento de tungsteno, lo que las constituye en ampolletas incandescentes cargadas con un gas halógeno que actúa controlando la evaporación del tungsteno. El bulbo es de cuarzo, en lugar de vidrio, y son entre un 10% y un 15% más eficientes que las incandescentes normales. Dado que alcanzan mayor temperatura en la generación de luz, ella es más blanca y nítida que la incandescente; son sensibles a las variaciones de tensión, alcanza entre 20 lm/W y 25 lm/W (lumens por Watts de consumo).
  • Lámparas fluorescentes: En estas lámparas de descarga, la energía recibida se convierte directamente en radiación lumínica, con escaso desarrollo de calor, lo que las hace más eficientes en el empleo de la energía. Poseen una atmósfera que contiene vapor de mercurio a baja presión. Una lámpara o tubo fluorescente está formada por un tubo o bulbo de vidrio fino revestido interiormente con un recubrimiento que contiene fósforo y otros elementos, que emiten luz al recibir una radiación ultravioleta . El tubo contiene una pequeña cantidad de vapor de mercurio y un gas inerte, habitualmente argón , todo ello a una presión ligeramente inferior a la ambiente. Asimismo, en los extremos del baja que el flujo luminoso sea inferior al valor mínimo económicamente tubo existen dos filamentos de tungsteno. Los tipos de balastos de las lámparas fluorescentes alimentadas con corriente alterna son de dos tipos: electromagnéticos y electrónicos. Su función es proveer la tensión para el encendido, controlar la intensidad de manera que la potencia de la lámpara no sobrepase el límite superior admitido, ni sea tan baja que el flujo luminoso sea inferior al valor mínimo económicamente aceptable.
  • Fluorescentes normales, tubulares o lineales: Se fabrican en forma tubular recta o circular y se ofrecen en una variada gama de temperaturas de color que van desde los 2.600 ºK a los 6.200 ºK, dependiendo de la composición del recubrimiento interior del tubo. Admiten cualquier posición de funcionamiento y utilizan equipo auxiliar. El encendido y reencendido se producen en pocos segundos con balastos electromagnéticos simples y casi instantáneamente con los electrónicos. La vida útil es, en promedio de 7.500 horas, considerando períodos de 8 horas de encendido; a medida que se acortan estos períodos, la vida útil del tubo disminuye. En términos de eficiencia luminosa, por lo general logran entre 55 lm/W y 75 lm/W, lo que es casi cuatro veces mayor que una lámpara incandescente de igual potencia.
  • Lámparas fluorescentes compactas o ahorradoras de energía (LFC): Las LFC son una versión mejorada de las lámparas de tubos rectos fluorescentes, diferenciándose de ellas en su forma y dimensiones. Su ventaja frente a las lámparas incandescentes es su eficiencia energética. La estructura posee entre uno y tres tubos, de 10 a 16 mm de diámetro, conectados eléctricamente en serie y doblados en forma de U invertida; éstos pueden estar a la vista, o incluirse dentro de una ampolla o bulbo de vidrio, similar al de las lámparas incandescentes. Es posible elegir entre lámparas "frías" con tono azulado, o "cálidas" semejante a las lámparas incandescentes. La temperatura de funcionamiento en el interior de la lámpara es algo superior a la de las lineales y su vida media y vida útil es también algo inferior a aquellas. A continuación se presenta una síntesis de las principales características de las lámparas incandescentes y fluorescentes compactas. Ahorran hasta diez veces más que una incandescente normal.

Links Relacionados:http://www.programapaiseficienciaenergetica.cl/list_sections.php?areaID=14

Archivos para descargar

Dirección externa

Tags

Tipo de producto: Ampolletas y tubos fluorescentes

Material educativo: Recomendaciones para ejercer sus derechos

Reclamar
LLámame