Contenido principal

Alimentos Irradiados: Información sobre el tratamiento con energía inonizante

La siguiente monografía aclara las dudas relacionadas al tratamiento de alimentos con este tipo de energía .

24 de marzo de 2004

La siguiente monografía aclara las dudas relacionadas al tratamiento de alimentos con este tipo de energía .

RESUMEN EJECUTIVO

Se ofrecen, en el mercado nacional, productos alimenticios que declaran en su etiquetado haber sido tratados con energía ionizante. Sin embargo, la gran mayoría de los consumidores desconoce lo que significa que el producto haya sido sometido a dicho tratamiento y cuáles son los beneficios que trae consigo.

La exposición a energía ionizante es una tecnología en la que los alimentos son irradiados con rayos gamma, rayos X o electrones acelerados, proceso que es efectuado en nuestro país por la Comisión Chilena de Energía Nuclear (CCHEN), normalmente con rayos gamma provenientes de Cobalto 60.

La irradiación de alimentos es un método de conservación que los hace más saludables, al destruir microorganismos presentes en ellos y ha sido aprobada, e incluso respaldada, por organismos de la importancia de la FAO/OMS, del Comité Científico de la Alimentación (SCF) de la Comisión Europea y de la FDA (Food and Drug Administration), encargados de velar por la salud de la población.

Las legislaciones nacionales de alrededor de 40 países aceptan la irradiación de alimentos, entre ellas el Reglamento Sanitario de los Alimentos de Chile. Todas ellas coinciden en que todo alimento que haya sido tratado con radiación o energía ionizante debe llevar en el rótulo o etiqueta, una indicación de dicho tratamiento empleando algunas de las siguientes frases: "Tratado con energía ionizante", "Procesado con energía ionizante", o "Preservado con energía ionizante".

No obstante, organizaciones de consumidores y agrupaciones ambientalistas se han manifestado reticentes a aceptar esta aplicación pacífica de la energía nuclear, por considerar que pueden convertir en radioactivos a los alimentos, disminuir sus nutrientes o producir sustancias muy contaminantes y difíciles de detectar, entre otras cosas.

Preguntas y respuestas.

Son muchas las preguntas que se hacen los consumidores en relación a la irradiación de alimentos, siendo la mayoría de ellas relativas a la seguridad del proceso y del consumo de los alimentos así tratados. Las más frecuentes son:

¿Por qué se utiliza la energía ionizante para conservar alimentos?

Por la misma razón por la cual se procesan con calor, refrigeración o se tratan con sustancias químicas; es decir para destruir insectos, hongos o bacterias que causan su pudrición o enfermedades en el ser humano. Se obtienen así alimentos más sanos y que duran más tiempo.

¿En qué consiste el proceso de ionización?

En exponer los alimentos, ya sean envasados o a granel, a una cantidad estrictamente controlada de radiación ionizante, durante un tiempo determinado que dependerá del tipo de alimento y del objetivo que se desee conseguir. La fuente de radiación que se utiliza para el tratamiento de alimentos es, casi exclusivamente, el Cobalto 60.

¿Puede este tratamiento hacer radiactivo a un alimento?

No, el alimento pasa por una cámara en la cual recibe energía, pero no entra jamás en contacto con sustancias radiactivas. Además, las dosis de energía utilizadas no son tan fuertes como para desintegrar el núcleo o el átomo de la molécula del alimento.

¿Se usa esta tecnología también para otros propósitos?

Sí, para esterilización de material quirúrgico o injertos para transplantes, en tratamiento de aguas, destrucción de bacterias en cosméticos y otros fines.

¿Qué alimentos pueden ser tratados con energía ionizante?

Esta tecnología se aplica fundamentalmente a alimentos sólidos, en una gama muy amplia de ellos: papas, cebolla, ajo, trigo, arroz, legumbres, frutas, carne pollos, pescados y mariscos, condimentos y té de hierbas, entre otros.

Los objetivos del tratamiento son muy variados: inhibición de la brotación, retardo de la maduración o eliminación de insectos, parásitos y bacterias.

¿Se mantienen las condiciones nutritivas de los alimentos, luego de ser ionizados?

Cualquier método de procesamiento de alimentos, aun mantenerlos a temperatura ambiente por unas horas después de la cosecha o durante el almacenamiento, pueden reducir el contenido de nutrientes, como es el caso de las vitaminas.

Pérdidas insignificantes se producen al aplicar dosis bajas de energía y algo mayores cuando éstas son más altas, como para eliminar bacterias nocivas. Sin embargo, estas pérdidas no alcanzan la magnitud de las que se producen al aplicar cocción o congelación.

¿Puede la irradiación producir cambios químicos en el alimento?

La energía ionizante produce, en muy pequeñas cantidades, sustancias llamadas "productos radiolíticos", que han resultado ser tan comunes como la glucosa, el ácido fórmico, el acetaldehído y el dióxido de carbono, los cuales se forman también en los tratamientos térmicos, incluso en uno tan simple como es el de cocinar los alimentos. No se ha encontrado ninguna prueba de la nocividad de los productos radiolíticos.

¿Son seguros los alimentos irradiados?

La demostración de su inocuidad está respaldada por décadas de investigación y posterior desarrollo y aplicación comercial en muchos países del mundo. Según el Food & Nutrition Service de los Estados Unidos, las escuelas de ese país contarán, a partir de enero de 2004, con la opción de solicitar carne molida irradiada en el Programa de Almuerzos Escolares.

¿Puede utilizarse la ionización para hacer comestibles los alimentos descompuestos o para limpiar alimentos "sucios"?

Ni la ionización ni ningún otro método de conservación de alimentos puede invertir el proceso de descomposición, ni hacer que un alimento dañado sea comestible.

¿Son estériles los alimentos ionizados?

No. El proceso destruye la mayoría, pero no necesariamente todos los microorganismos presentes. Estos pueden comenzar a multiplicarse nuevamente si el alimento no es apropiadamente manipulado. Por ello, como en el caso de cualquier otro alimento, se deben tomar ciertas precauciones, tales como mantenerlo refrigerado y cocinarlo adecuadamente.

¿Cómo se reconoce un alimento tratado con energía ionizante

Ello no es posible a través de la vista, el olor o el sabor. Para identificarlo, la etiqueta debe indicar "tratado con energía ionizante" o una frase similar, de modo que el consumidor pueda optar libremente por la elección que considere oportuna.

¿Aumenta la irradiación el costo de los alimentos?

Todo tipo de tratamiento supone un aumento de costo, pero también acarrea beneficios desde el punto de vista de la disponibilidad, el mayor tiempo de almacenamiento y la higiene mejorada del alimento.

Comentarios finales.

· La irradiación de alimentos es aceptable como un método seguro y efectivo para su conservación, ya que destruye a los agentes patógenos dañinos sin provocar cambios significativos ni perjudiciales en los productos tratados.

· Esta tecnología ha sido aprobada y respaldada por organismos internacionales encargados de velar por la salud de la población, tales como la FAO/OMS, el Comité Científico de la Alimentación (SCF) de la Comisión Europea y la FDA (Food and Drug Administration).

· La reglamentación vigente en Chile, sobre el tratamiento de los alimentos por energía ionizante, es la que establece el Reglamento Sanitario de los Alimentos, por cuyo cumplimiento velan los Servicios de Salud, y el organismo que tiene la autorización sanitaria correspondiente, para llevar a cabo el proceso en sus instalaciones, es la Comisión Chilena de Energía Nuclear (CCHEN).

· Se han realizado estudios científicos sobre esta materia en el país, como el elaborado en conjunto por la Comisión Chilena de Energía Nuclear, la Universidad de Santo Tomás y la Universidad de Santiago de Chile: "Utilización de radiación ionizante como método de eliminación de microorganismos patógenos en hamburguesas", publicado en diciembre de 2002.

· Si bien la irradiación de alimentos ha sido aprobada por la autoridad sanitaria de alrededor de 40 países y se está utilizando activamente con fines comerciales, existe desconocimiento de su técnica y temor de los consumidores frente a los procesos relacionados con la energía nuclear. Se deben dejar de lado dichas aprensiones, ya que la demostración de su inocuidad está respaldada por décadas de investigación, que aseguran que la irradiación de los alimentos hasta una dosis media global de 10 kGy no crea problemas especiales de orden nutricional o microbiológico, sin que existan a la fecha estudios científicos que demuestren lo contrario.

· La principal resistencia a la irradiación de alimentos se observa en Europa, producida no por evidencias científicas sino por motivos de desconfianza, tanto de los consumidores como de las empresas alimentarias, reacias al uso de una tecnología que, en su opinión, podría influir negativamente en el comportamiento de compra.

En el mercado nacional, los productos alimenticios envasados en cuyas etiquetas aparece declarada la utilización de energía ionizante son algunas marcas de hierbas para infusión y de especias o condimentos. Otros alimentos nacionales que también son irradiados en instalaciones de la Comisión Chilena de Energía Nuclear son papas, cebollas, pulpas de fruta, espárragos y tomates, y también productos de exportación como camarones y langostinos congelados.

Links Relacionados:http://www.ific.orghttp://europa.eu.inthttp://www.cchen.clhttp://revista.consumer.es

Archivos para descargar

Dirección externa

Galería

Tags

Mercados: Alimentos

Estudios: Calidad y seguridad de productos y servicios

Reclamar
LLámame