Contenido principal

Alimentación Saludable (Parte I)

Entre los temas de conversación, es común escuchar recomendaciones o el comentario sobre el resultado alcanzado con determinados tratamientos alimentarios para adelgazar. Son tantas las recomendaciones que –a menudo- olvidamos o tergiversamos lo esencial: tener […]

07 de noviembre de 2003

Entre los temas de conversación, es común escuchar recomendaciones o el comentario sobre el resultado alcanzado con determinados tratamientos alimentarios para adelgazar. Son tantas las recomendaciones que -a menudo- olvidamos o tergiversamos lo esencial: tener una alimentación saludable.

Significado de la alimentación saludable

Es la alimentación que contiene todos los nutrientes esenciales y la energía necesaria para que una persona se mantenga sana.

Se llaman nutrientes esenciales a:

Las proteínas: que sirven para construir tejidos del cuerpo (especialmente en períodos de crecimiento) y para repararlos durante toda la vida; formar defensas contra las enfermedades; asegurar el buen funcionamiento del organismo; proporcionar energía (4 kilocalorías por gramo).

Los lípidos: dan energía a nuestro organismo (9 kilocalorías por gramo); aportan ácidos grasos esenciales para el crecimiento y mantención de los tejidos del cuerpo, el desarrollo del cerebro y la visión y también, para transportar a las vitaminas liposolubles (A, D. E y K); rodean los órganos de nuestro cuerpo, protegiéndolos de golpes y traumas.

Los hidratos de carbono: aportan energía a nuestro cuerpo (4 kilocalorías por gramo), la cual permite realizar todas nuestras actividades (trabajar, jugar, bailar, etc.) y mantener la temperatura de nuestro cuerpo.

Las vitaminas: son esenciales para procesos básicos de la vida, como la conversión de alimentos en energía, el crecimiento y reparación de tejidos, la defensa de enfermedades, permitiendo el mejor funcionamiento del organismo. Los minerales, sirven para constituir diversos tejidos y órganos, y participar en variadas funciones del organismo.

El agua: sus principales funciones son mantener la temperatura corporal, transportar nutrientes a la célula y transportar los desechos resultantes de la utilización de los nutrientes por el organismo.

En consecuencia, una alimentación saludable permite tener una mejor calidad de vida, si la practicamos, no tendremos que preocuparnos de kilos de más o de menos.

Archivos para descargar

Dirección externa

Tags

Material educativo: Recomendaciones para ejercer sus derechos

Reclamar
LLámame