Contenido principal

No se descuide: Los peligros de utilizar cloro ilegal

Cloro adulterado que se vende a granel puede contener productos altamente tóxicos, como el dicromato de potasio; y no garantiza una desinfección segura en el hogar.

13 de diciembre de 2004

Cloro adulterado que se vende a granel puede contener productos altamente tóxicos, como el dicromato de potasio; y no garantiza una desinfección segura en el hogar.

El Servicio Nacional del Consumidor, SERNAC, y el Centro de Información Toxicológica de la Universidad Católica, CITUC, con el patrocinio de los productores de cloro envasado lanzaron recientemente la segunda campaña campaña educativa dirigida a la población destinada a prevenir el uso del cloro adulterado que se vende a granel.

En ese sentido, la campaña apunta a que la población comprenda que el uso del cloro ilegal, además de constituirse en un producto peligroso, especialmente para los niños, no cumple el objetivo de prevenir enfermedades como la hepatitis o el virus hanta.

Cloro, artículo de consumo de primera necesidad

Un estudio realizado por Latin Panel, cuya representatividad alcanza a la población de la Región Metropolitana evidenció que aproximadamente 1 de cada 4 hogares de la Región Metropolitana han comprado alguna vez cloro ilegal en los últimos seis meses. En términos cuantitativos, se entiende que este número es de aproximadamente 329 mil 157 hogares.

La producción y comercio ilegal opera comprando el insumo base, el hipoclorito, directamente a los intermediarios. Luego es diluido en una parte por tres y hasta cuatro partes de agua. Para revertir el proceso de decoloración del líquido y dar la apariencia de mayor concentración, en algunos casos se le agrega dicromato de sodio a la solución, conocido por el sector como "la anilina del cloro".

El dicromato de Sodio, además de no tener más propiedades que las de dar un color amarillento, es una sustancia tóxica que viene a contaminar la solución, y cuyo consumo presenta graves riesgos para la salud. Por ello, el producto final más exactamente es un cloro contaminado que, por una parte, carece en gran medida de las propiedades sanitizadoras y desinfectantes del producto legítimo y, más aun, incorpora un elemento tóxico que potencialmente acarrea riesgos a la salud de los consumidores. Al respecto, las estadísticas del Centro de Información Toxicológica de la Universidad Católica de Chile (CITUC) establecen una clara relación entre aumento de casos de intoxicación y consumo de cloro ilegal.

Los peligros del cloro contaminado para el consumidor se acrecientan considerando dos factores adicionales en la comercialización: los envases y la rotulación. Los envases de bebidas se elaboran con un polímero plástico denominado PET (polietileno-ter-Ftalato), distinto del polietileno de alta densidad. El PET no tiene la misma resistencia que el polietileno, por lo que al entrar en contacto con el cloro el material comienza un proceso de agrietado y posterior rotura y pérdidas.

Además, al ser transparentes, permiten que el cloro entre en contacto con fuentes de luz directa, acelerando su proceso de degradación. Al ser utilizado en hogares con niños, estos últimos pueden ingerir el producto confundiendo el contenido del envase.

Por otra parte, los residuos que permanecen al interior de un envase ya utilizado, generan la reacción del cloro antes de que pueda ser utilizado en el hogar, generando pérdidas de concentración del hipoclorito.

El siguiente cuadro comparativo, sintetiza los perjuicios para el consumidor que implica la comercialización del cloro ilegal:

CLORO DE MARCA CLORO CONTAMINADO
Se produce con agua tratada. Se produce con agua de "la llave" la cual contiene metales, que si bien no son nocivos para la salud, catalizan la descomposición del hipoclorito, lo que hace que pierda su poder desinfectante.
Se produce en plantas especiales. Lugar (casa) e instrumentos (palo de madera o de fierro) con que se hace la mezcla de hipo al 10% más agua, aportan contaminantes que descomponen el cloro.
Utilizan envases que bloquean la luz ultravioleta. Utilizan envases que no bloquean la luz ultravioleta, lo que hace que se descomponga más rápidamente.
Suave olor (el hipoclorito no tiene olor). Fuerte olor. Esto sucede al reaccionar el hipoclorito lo cual significa que pierde su poder desinfectante.
Manipulado en la producción por gente especializada. Manipulado en las casas sin protección especial. El hipoclorito contiene soda cáustica libre y al contacto con los ojos deshace la cornea, esto hace que sea insegura la manera de producción de los cloros a granel..
Tienen etiqueta con dosificación. No tienen una dosis uniforme, ya que depende en cuánta agua haya sido diluido el hipoclorito. Por lo tanto la dueña de casa puede creer que está desinfectando y no lo está haciendo.

Links Relacionados:http://www.sernac.cl/noticias/detalle.php?id=1096

Archivos para descargar

Dirección externa

Tags

Material educativo: Recomendaciones para ejercer sus derechos

Reclamar
LLámame