Contenido principal

¿Qué combustible conviene más?

Para elegir qué tipo de combustible le conviene más para calefaccionar su hogar, deberá tomar en cuenta los espacios de su vivienda, los sistemas de calefacción que posee, el precio y la seguridad que le ofrecen los diversos

30 de junio de 2009

Para elegir qué tipo de combustible le conviene más para calefaccionar su hogar, deberá tomar en cuenta los espacios de su vivienda, los sistemas de calefacción que posee, el precio y la seguridad que le ofrecen los diversos

Para colaborar en esa decisión, le entregamos una serie de recomendaciones para saber cómo usar de mejor manera el gas, la parafina y la leña.




Gas
  • Este tipo de combustible es uno de los más usados en el país, junto a la leña. Principalmente porque es muy eficiente y tiene un adecuado costo/beneficio (valor del gas versus el calor producido).
  • De hecho, sus ventajas o desventajas tienen que ver más que nada con el buen o mal estado de los equipos y accesorios, o por una inadecuada manipulación.
  • Por eso y para que su consumo sea seguro, no debe ser usado en ambientes cerrados, ya que su uso aumenta la humedad de los ambientes y consume grandes cantidades de oxígeno.
  • También se debe tener especial cuidado con las condiciones en que se encuentren la manguera y el regulador de las estufas, de manera de minimizar el riesgo de fugas de gas. Y, especialmente cuando cambia el cilindro de gas de su estufa, debe mantener cerrada la válvula o regulador.
  • Para lograr una calefacción eficiente usando gas, es importante que la estufa o sistema de calefacción sea acorde con el tamaño de la casa y que los espacios estén correctamente ventilados.


    Parafina o kerosene
  • La parafina o keronese es señalado como un combustible que pese a que es económico, produce niveles de contaminantes ambientales dentro de la casa.
  • Por eso se debe usar para calefaccionar en lugares con ventilación y una constante renovación de aire (living, comedor, pasillos). No en dormitorios.
  • Parte de su buen uso también, al igual que el gas, tiene que ver con las estufas con que se cuenta y la mantención que se hace de ellas.
  • Por ejemplo, es necesario cambiar la mecha cuando empieza a tener olor a parafina.
  • La llama debe permanecer de un color azulado, lo que implica una combustión adecuada.
  • Si la llama está en rojo o anaranjada, representa peligro porque hay mala combustión y se está emitiendo una mayor cantidad de monóxido de carbono, que es altamente tóxico.
  • Tenga en cuenta que la recarga de combustibles líquidos, como la parafina, así como el encendido de este tipo de estufas, debe ser realizada al exterior de la vivienda.
  • Para almacenar correctamente el kerosene, debe estar lejos de la luz directa del sol, fuentes de calor o cambios extremos de temperatura. Tampoco debe ser almacenado en envases de vidrio.
  • Un Kerosene de mala calidad o contaminado puede provocar:Llama baja, exceso de alquitrán depositado en la mecha,menor vida útil de la mecha,olor, humo y dificultades para encender o apagar la llama. Si sospecha que le han vendido una parafina defectuosa, informe a la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) al 600 6000 732 .


    Leña
  • La leña es el principal combustible residencial en muchas ciudades del país y es usado tanto para calefacción como para cocción de alimentos por su disponibilidad y bajo precio comparado con otras fuentes de energía.

  • Es una energía renovable. Los bosques crecen todos los años y si se extrae de ellos una cantidad inferior a su crecimiento, se podrá aprovechar esta energía en forma indefinida.
  • Es económica. Calefaccionarse con leña es hasta 6 veces más barato que con electricidad, 5 veces más que con gas y 4 veces más económico que con petróleo.
  • Prefiera leña certificada pues así se asegura de la calidad del producto y del origen, lo que garantiza que no se está atentando contra el medio ambiente.
  • Utilice un calefactor eficiente para aprovechar mejor la energía de la leña; de preferencia una estufa de doble cámara.
  • Nunca trate de hacer durar el fuego cerrando todas las entradas de aire. Un fuego "ahogado" genera más contaminantes, ensucia el equipo y no genera más calor.
  • Infórmese sobre el correcto uso de las entradas de aire a través del manual de su calefactor o directamente con su proveedor.
  • Limpie su estufa y cañón periódicamente. De no hacerlo se obstruirá con hollín y disminuirá el tiraje afectando la combustión. Esto aumentará la contaminación y el riesgo de inflamación.

Links Relacionados:http://www.revistadelconsumidor.clhttp://www.revistadelconsumidor.cl/articulos/contenidos.php?ID_Articulo=262

Archivos para descargar

Dirección externa

Tags

Mercados: Bombas de bencinaVenta de leÑa y carbon

Material educativo: Recomendaciones para ejercer sus derechos

Reclamar
LLámame