Contenido principal

Los cuidados que deben tener

Para un correcto cuidado y almacenamiento de un par de zapatos, fíjese en lo que dicen las etiquetas, respecto del material y las características del producto.

08 de mayo de 2008

Para un correcto cuidado y almacenamiento de un par de zapatos, fíjese en lo que dicen las etiquetas, respecto del material y las características del producto.

Para su mantención

  • Guárdelos limpios y sin aplastarlos, ojalá en su caja, para evitar que se deformen.
  • Y cuando salga de viaje, guárdelos en bolsas de plástico para que no se topen entre sí, ni ensucien la ropa de su maleta.
  • Si se mojan, poner papel absorbente en el interior hasta que se sequen.
  • No colocar al sol o cerca de una estufa o cocina.
  • Si necesita lustrarlos, en primer lugar quite toda la suciedad y tenga o adquiera los productos adecuados según las indicaciones del fabricante y los cepillos para cada color.
  • Para evitar que los zapatos de gamuza se decoloren, una alternativa es frotarlos con una toalla o paño húmedos.
  • Se recomienda no usar el mismo par de zapatos durante dos días seguidos, déjelos reposar un mínimo de 24 horas, para evitar hongos y humedad en el pie.
  • Salvo que el fabricante lo indique, nunca lave los zapatos.
  • Controle el olor de los zapatos deportivos mediante el uso frecuente de desodorantes.

No olvide

  • Si envía su calzado a reparar.Usted tiene una garantía de 30 días hábiles desde la fecha en que se le entregó el producto arreglado. Si el producto falla, durante este mes, usted tiene el derecho de llevarlo nuevamente al servicio de reparación, situación que renueva la garantía mínima legal.
  • Las empresas deben ser profesionales en la prestación de sus servicios, especialmente en esta área, pues el consumidor no es un técnico experto para determinar si el arreglo se efectuó como se debía o el presupuesto responde efectivamente al daño.

Archivos para descargar

Dirección externa

Tags

Material educativo: Recomendaciones para ejercer sus derechos

Reclamar
LLámame