Contenido principal

Consejos para la compra

En esta Semana Santa recordamos que si va a comprar pescados y mariscos, debe preferir establecimientos conocidos y formalmente establecidos, para tener la tranquilidad de que están sujetos a un control sanitario.

06 de abril de 2009

En esta Semana Santa recordamos que si va a comprar pescados y mariscos, debe preferir establecimientos conocidos y formalmente establecidos, para tener la tranquilidad de que están sujetos a un control sanitario.

Antes de comprar

  • Planifique su menú, considerando el presupuesto que tiene, la cantidad de comensales y la capacidad de su refrigerador para refrigerar o congelar estos productos.
  • Cotice y luego analice la relación precio-calidad.
  • Fíjese en la higiene general de las instalaciones, utensilios y personal del lugar donde comprará.
  • Ponga especial atención a la manipulación de los productos. Los vendedores deben usar mascarilla y lavar sus manos constantemente.
  • Evite comprar en aquellos locales que expongan alimentos resecos o con coloraciones y olores que le parezcan anormales.
Los pescados
  • Enteros: Al tacto deben estar duros y no ceder a la presión del dedo. También deben tener la piel lisa, sin erosiones, ni rasgaduras.
  • Trozados: Las presas deben estar duras y la superficie del corte, como la espina dorsal, tener un color blanquecino y uniforme, sin manchas amarillentas ni reflejos rojizos cerca de la espina.
  • Envasados: Fíjese que el envase del producto se encuentre herméticamente cerrado, sin abolladuras, ni daños exteriores. Recuerde que los envases en conserva que estén oxidados, golpeados o hinchados, evidencian que han sido mal embalados, tienen mucho tiempo o están contaminados.
  • No olvide que los pescados en buen estado no presentan malos olores.
  • Congelados: Se debe observar con detención el contenido y la rotulación del envase.
  • Mire que la temperatura registrada en el termómetro de la vitrina conservadora, en la que se encuentran a la venta los productos congelados sea de -18º C.
  • Los pescados o mariscos congelados que se compran en supermercados deben tomarse al final del recorrido de compra, y no ponerse en contacto con alimentos calientes, como pan recién horneado u otros. Lo ideal es transportarlos en cajas aislantes de plumavit o bolsas térmicas y llevarlos rápidamente al refrigerador.
  • Si compra pescado fresco y no va a ser consumido dentro de 24 horas, debe refrigerarlo , previo lavado, dentro de una bolsa, envase limpio o protegerlo con film plástico.
  • Si el pescado fresco será consumido luego de un período mayor a las 24 horas, debe congelarlo.
Los Mariscos
  • Recuerde que los mariscos frescos están vivos. La mejor manera de comprobarlo es con el tacto, ya que al tocarlos se dará cuenta de que las conchas se cierran solas.
  • Los mariscos frescos no tienen mal olor, sino más bien tienen aroma a mar.
  • No olvide que los mariscos y los pescados frescos deben conservarse en frío al menos bajo temperaturas de -3° C en los locales donde los compre, mientras que los productos congelados deben estar en vitrinas de frío bajo temperaturas de -18° C.
  • Fíjese que los mariscos envasados no se encuentren vencidos, estén herméticamente sellados y no presenten ningún golpe o abolladura.
Después de comprar
  • Para evitar la contaminación cruzada (que una posible contaminación pase de un alimento a otro), no mezcle pescados y mariscos frescos con otros alimentos en el refrigerador, ni use el mismo cuchillo sin lavar para partir pescados, mariscos y luego vegetales, por ejemplo.
  • Mantengalos refrigerados: Recuerde que los mariscos deben hervirse a lo menos 5 minutos antes de consumirlos. El jugo de limón no sirve para cocer los mariscos.
  • No congele nuevamente un pescado o marisco ya descongelado.

Links Relacionados:http://www.sernac.cl/consejos/detalle.php?id=1880

Archivos para descargar

Dirección externa

Tags

Material educativo: Recomendaciones para ejercer sus derechos

Reclamar
LLámame