Contenido principal

Recomendaciones para evitar asfixias y atragantamientos

La asfixia, situación en que se ve afectada la respiración pulmonar, se explica por una falta de oxígeno en el aire o por la imposibilidad de que éste llegue a los pulmones.

07 de septiembre de 2013

asfixia

El oxígeno del aire no puede llegar a los pulmones cuando las vías respiratorias se encuentran obstruidas, tanto por situaciones externas como internas.

  • Causas externas: Se denomina sofocación y consiste en el taponamiento de la nariz y la boca, o en la imposibilidad de mover la caja torácica. (por ejemplo: estrangulación o ahorcamiento)
  • Causas internas: Puede ser por objetos sólidos o por líquidos.
  • Sólidos: Proceden del exterior de forma accidental o por alimentos que se atragantan.
  • Líquidos: Por vómitos; o bien, si el líquido procede del exterior, por inmersión de la cabeza en el agua (asfixia por ahogamiento).

Los niños fallecidos en Chile por asfixia por inmersión representan la primera causa de muerte por accidentes.

Los lugares de ocurrencia varían de acuerdo a la edad, entre los menores de 2 años el accidente se origina en el interior de la casa o en sus cercanías inmediatas como en la tina de baño o en baldes o recipientes de líquidos disponibles en los hogares. En los preescolares el ahogamiento sucede en piscinas o cursos de agua aledaños al hogar (acequias, canales).

Entre los adolescentes y niños mayores tal circunstancia ocurre en ríos, lagos, en el mar, durante actividades recreativas o deportivas, y con frecuencia bajo los efectos del alcohol o drogas, y afectando preferentemente a niños del sexo masculino.

En general, en el caso de los niños, las causas principales por las que se producen asfixia son:

  • Introducción por boca y nariz de objetos de diámetro superior al de las vías respiratorias (botones, bolitas, alfileres, ojos de peluches, ruedas de coches pequeñas, etc.).
  • Taponamiento externo de las vías respiratorias por la vestimenta o la ropa de cuna.
  • Sofocación por otro cuerpo humano (adulto) durante el sueño.
  • Llevar en el cuello lazos o cadenas que sujetan chupete y medallas.
  • Ropas inadecuadas (bufandas largas)
  • Utilización de bolsas de plástico como capuchas o máscaras de juego.
  • Tinas de baño y otros recipientes con agua.

Recomendaciones para evitar asfixias y atragantamientos:

Dentro de la casa:

  • No dormir en la misma cama adultos y lactantes.
  • No utilizar ropa de cama que posibilite el estrangulamiento (p. ej: sábanas demasiado largas, camisones, prendas con cuellos estrechos, etc.).
  • No acostar a un niño pequeño en una superficie blanda tipo cojín o almohada pues se puede asfixiar, ni acostarlo sobre una superficie envuelta en plástico pues si apoyara su boca sobre él podría ahogarse.
  • No deje que los cables largos de los teléfonos cuelguen hasta el piso.
  • Ate todos los cordones de las cortinas y las persianas de enrollar, o corte las terminaciones de éstos y asegúrelos en la pared con sujetadores especiales, fuera del alcance de los niños.
  • Instale topes para los cordones de las persianas de enrollar.
  • No deje ninguna bolsa de plástico al alcance de su hijo, porque si se la introdujera en la boca, o se la pusiera en la cabeza se podría asfixiar. Es una buena costumbre hacerle varios nudos a las bolsas de plástico antes de botarlas o guardarlas, pues así el niño no se las puede meter por la cabeza.

En el baño:

  • Bastan pocos centímetro cúbicos de agua para que un niño se ahogue.
  • Mantenga tapado el WC y mantenga la puerta del baño cerrada en todo momento.
  • No deje a su hijo nunca solo en la tina de baño porque se podría ahogar con facilidad, basta con que pierda el equilibrio y sumerja su cabeza en el agua.
  • Si tuviera que salir del cuarto de baño para hacer otra cosa no deje a su hijo al cuidado de otro niño pues es peligroso, sáquelo de la bañera, tómelo en brazos envuelto en una toalla y haga lo que necesite.
  • No deje a su hijo solo mientras este preparando el baño o cualquier recipiente se está llenando de agua.
  • La seguridad en el agua es importante. Los niños pueden ahogarse muy rápido y en poca cantidad de agua, así que las tinas de baño llenas, las piscinas e incluso los recipientes de agua o lavaderos pueden resultar peligrosos.

En el exterior de la casa:

  • La máxima seguridad la da la vigilancia de su hijo por un adulto responsable durante el tiempo en que se esté bañando.
  • Si tiene una piscina de plástico en su patio vacíela siempre después del baño, si la deja llena y sin vigilancia algún niño se puede ahogar.
  • Nunca deje que los niños se bañen en una piscina sin su supervisión ni aunque tengan flotador o "alitas". El uso de estos utensilios puede producir una sensación de falsa seguridad, pues se pueden desinflar, romper o salírsele al niño.
  • Todas las piscinas públicas y privadas deberían tener una reja alta rodeándolas totalmente, con una cerradura de seguridad que impida el acceso a todos los niños cuando no haya un adulto vigilando. Procure que no haya objetos cercanos que puedan ayudar a saltar la reja.
  • Si usted tiene una piscina en su jardín, instale una cerco o reja que tenga un mínimo de 1.5 metros de altura alrededor de todos los lados de la piscina, así como una puerta de cierre automático cuya cerradura esté fuera del alcance del niño.
  • Remueva todos los juguetes del área de la piscina una vez que los niños hayan terminado de nadar para prevenir que intenten recuperarlos cuando no estén bajo supervisión.
  • Dispositivos inflables como los salvavidas, flotadores, botes y tubos flotadores pueden proporcionar una falsa sensación de flotación y no son efectivos a la hora de proteger a un niño(a) de que se ahogue. Nunca utilice estos objetos como sustitutos de la supervisión.
  • Remueva todas las escaleras que se encuentren cerca de una piscina que esté más alta de la superficie cuando ya no se esté utilizando.
  • No pierda de vista al niño en playas y piscinas con abundante aglomeración de público.

Con los juguetes:

  • Evitar que los niños de corta edad jueguen y manipulen objetos pequeños o aquellos que puedan desmontarse en piezas pequeñas o no sean los recomendados para su edad.
  • Tenga mucho cuidado con las pilas de "botón", porque se pueden asfixiar con ellas o tragárselas, y en este caso podrían producir quemaduras o intoxicaciones.
  • No deje sin recoger juguetes pequeños ni otros objetos de pequeño tamaño que su hijo pueda llevarse a la boca y atragantarse, por ejemplo monedas.
  • Vigile que los juguetes al alcance de sus hijos pequeños no tengan piezas rotas y estén constituidos por piezas grandes. A la hora de comprar juguetes fíjese en la edad adecuada para su uso y las recomendaciones del fabricante.
  • Vigile los juguetes pequeños o desmontables que el niño pueda introducir en la boca. Esta recomendación toma relevancia cuando conviven niños de diferentes edades, ya que los juguetes del mayor pueden ser muy peligroso para un bebé.
  • Elija cajas o baúles sin tapa para los juguetes.

Con la ropa:

  • Los niños pueden estrangularse o quedar atrapados de la forma menos esperada; incluso los cordones de prendas de vestir.
  • No coloque collares o vendas en la cabeza de su bebé.
  • No ajuste la vestimenta de su bebé con cordones que puedan quedar enganchados en los juguetes o los muebles y lo puedan estrangular. Corte todos los cordones de las capuchas (gorros), chaquetas y pretinas en las prendas de su hijo.
  • No ate un chupete alrededor del cuello del bebé. Tampoco lo sujete a la ropa de su bebé con una cinta o un cordón.
  • Quítele el babero al bebé antes de la siesta o la hora de dormir.

Con la comida:

  • Cuidado con la comida, no permita que se llene excesivamente o acumule comida en la boca ni que coma acostado, explíquele que no debe hablar, correr, ni reírse con la boca llena pues puede atragantarse.
  • Si su hijo pequeño se atraganta, póngalo boca abajo y golpéele con fuerza en la espalda, entre los omóplatos, hasta que arroje el objeto que le haya producido el atragantamiento.
  • Es inconveniente darle frutos secos( maní, almendras, pistachos, etc) a niños menores de 5 ó 6 años pues si se atraganta con ellos puede o bien asfixiarse, o bien producírsele una lesión pulmonar por el aceite que destilan estos productos.
  • Son peligrosos también los productos que, como los chicles o los caramelos, tienen la forma y el tamaño de la vía aérea del niño y pueden producir asfixia en caso de atragantamiento.
  • No dé a su hijo alimentos con una textura que no sea la adecuada para su edad.

Alternativas en la prevención:

  • Es importante saber que ante una asfixia el tiempo de actuación es muy limitado (3 minutos).
  • En niños entre 1 y 9 años, el principal peligro proviene de piscinas y cursos de agua cercanos al domicilio, el accidente ocurre con frecuencia cuando estos juegan o caminan por los bordes. Por ello, se requiere una constante y cercana supervisión por personas adultas responsables
  • La principal medida de prevención es el uso de rejas o mallas que delimiten el perímetro de piscinas o canales, de una altura no menor de 1,5 metros, de estructura que no permita su escalamiento o traspaso por menores, y que cuente con una puerta segura.
  • Recomendar el uso de chaquetas salvavidas individuales, apropiadas a la edad y peso de los niños, en todas las circunstancias, juegos o deportes acuáticos, y durante actividades recreativas cercanas a ríos, mares o lagos.
  • La recomendación actual es que la enseñanza de la natación sólo comience desde los 5 años de edad; esta práctica realizada en edades más tempranas acarrea riesgos comprobados, como intoxicación hídrica, infecciones o convulsiones y otorga una falsa y peligrosa sensación de seguridad para padres y cuidadores

Importante, según la edad:

  • En los más pequeños, dependientes de los adultos: precauciones con la alimentación (leche, papillas, alimentos trozados), en el momento del baño, con las cunas, colchones, ropa de cama y juguetes.
  • Niños que se pueden desplazar por sus propios medios: precauciones con los alimentos, en la hora del baño, en el uso de juguetes con partes pequeñas, cuerdas de cortinas y persianas, cordeles, rejas, bolsas plásticas y piscinas.
  • No dejar cerca de los niños artículos de tamaño pequeño o riesgosos, tales como botones, agujas, alfileres, tijeras con punta, bolsas plásticas, bolitas, caramelos y semillas.

Referencias:

Archivos para descargar

Dirección externa

Tags

Seguridad de productos: Consejos de seguridad

Reclamar
LLámame