Gobierno de Chile

Banner Atención Ciudadana
600 594 6000 - Celulares: 02 2594 6000

Mercado de los Seguros

AAA
>

¿Qué son los seguros?

Introducción a la Guía Agua Potable
Electricidad Gas
Alimentos Seguros
Telecomunicaciones Transporte Público Terrestre Interurbano
Turismo Mercado Financiero

Un seguro es un contrato, y como tal, tanto las empresas como los consumidores deben respetar lo que allí se pacte.

Las reglas del juego deben estar descritas en la póliza, y el consumidor debe fijarse especialmente en la prima o valor del seguro, los detalles de la cobertura, el deducible que es lo que el consumidor deberá pagar una vez haga efectivo el seguro, y especialmente las restricciones o lo que no va a cubrir.

Revise los cuatro enfoques del consumidor responsable en el Chile 2012: compra consciente, compra reflexiva, estilo de vida ahorrativo y estilo de vida sustentable, respecto de este tema.

Compra consciente en el mercado de los seguros

El consumidor de seguros (o el asegurado) que es consciente, muestra las siguientes características:

  • Asesorarse, conocer las características, cobertura y exclusiones de aquellos seguros más convenientes, y que le permiten tener mejor protegidos sus bienes e intereses y los de su familia, considerando las condiciones generales y particulares de la póliza respectiva.
  • Conocer sus derechos como consumidor de seguros (asegurado) y la normativa general que rige este mercado.
  • Saber dónde encontrar la información necesaria para poder elegir el servicio más adecuado a sus necesidades, como el objeto y extensión de la cobertura, la forma de contrato (individual o colectivo), los requisitos de asegurabilidad, restricciones, carencias, primas, entre otros.
  • Conocer la importancia de los documentos que debe firmar al hacer efectivo un siniestro (hecho que genera la obligación de indemnizar al asegurado, según contrato), como cuestionarios, uso y destino de los bienes asegurados.
  • Saber las causales de exclusión del seguro, de modo que previene la no ocurrencia de tales circunstancias previstas en el contrato o en las condiciones generales, definidas por la compañía de seguros.
  • Solicitar al asegurador el pago de la indemnización acordada en la póliza del seguro, cuando concurren las condiciones previstas en la póliza, y se hayan cumplido los deberes señalados en el contrato y en la ley.
  • Recurrir a los Tribunales de Justicia cuando surgen diferencias con la compañía de seguros con motivo de la aplicación o cumplimiento del contrato o póliza del seguro, porque se ha asesorado convenientemente y ha alcanzado certeza legal de lo que afirma. También, está dispuesto a someterse a la intervención de un árbitro designado de común acuerdo por las partes o por la justicia ordinaria.

Compra reflexiva en el mercado de los seguros

El consumidor de seguros (o asegurado) que es reflexivo, muestra las siguientes características:

  • Distinguir y elegir los seguros de aquellas compañías que tienen buenas prácticas en las diferentes áreas de su gestión empresarial, de modo que facilitan el acceso, información y seguridad de sus intereses.
  • Averiguar con antelación los criterios que se aplican en la Liquidación del Siniestro (procedimiento para ajustar los daños provocados por un siniestro, determinar la procedencia de la cobertura contratada en la póliza y el monto de la indemnización a pagar si corresponde), para impugnarla en el plazo definido por el Reglamento, si no está de acuerdo con la decisión del liquidador.
  • Consultar y reclamar por escrito sus derechos ante el asegurador, corredor de seguros o liquidador de siniestros, en su caso, y exigir la respuesta correspondiente, en el plazo de 20 días hábiles, contados desde la fecha de recepción. Lo mismo puede hacer en el Área de Atención al Inversionista y Asegurado, de la Superintendencia de Valores y Seguros.
  • Conocer la tramitación y documentación necesaria para avisar y denunciar el siniestro en caso de seguro de cesantía involuntaria o de desempleo.

Estilo de vida ahorrativo en el mercado de los seguros

El estilo de vida que muestra un consumidor (o asegurado) ahorrativo, se caracteriza por:

  • Elegir los seguros que presentan la mejor relación de precio y cobertura, en relación a sus necesidades e intereses.
  • Pagar las pólizas más convenientes del mercado, desde el punto de vista de sus precios, cobertura que otorgan y las exclusiones que incluyen.
  • Evita caer en las circunstancias determinadas como causales de exclusión del seguro.
  • Elegir y firmar un contrato de seguro cuando conoce claramente de qué forma cubrir el pago de la prima o precio del seguro contratado.
  • Pagar puntualmente la prima del seguro para cumplir con su deber pactado y no liberar de su obligación de indemnizar al asegurador, conforme a las condiciones establecidas en la póliza de seguro.
  • Contratar el seguro de cesantía con la compañía que mejor satisface sus intereses, cuando realiza contratos de crédito, porque sabe que no es una obligación hacerlo con la compañía presentada por la entidad crediticia. También, sabe que opera cuando existe un origen involuntario, en el caso de pérdida del empleo por necesidades de la empresa y por mutuo acuerdo de las partes, cuando hay indemnización o quiebra del empleador.

Estilo de vida sustentable en el mercado de los seguros

El estilo de vida sustentable que muestra un consumidor (o asegurado) socialmente responsable, se caracteriza por:

  • Exigir a su asegurador que le informe en forma suficiente y oportuna acerca de los cambios en las condiciones de las pólizas de seguros, como es el caso de los seguros de incendio con adicional de sismo, asociadas a créditos hipotecarios y mutuos hipotecarios endosables.
  • Aceptar o rechazar el incremento tarifario de los seguros, cuando se ha cumplido el plazo de vigencia de la póliza respectiva.
  • Promover la divulgación masiva de los derechos legales que la normativa reconoce a los asegurados.
  • Informar o declarar sinceramente los riesgos al contratar una póliza o contrato de seguro, para facilitar la identificación del objeto asegurado y apreciar la extensión de los riesgos a asumir.
  • Cuidar y prevenir diligentemente la ocurrencia del siniestro una vez que se haya firmado la póliza.
  • Adoptar las medidas necesarias para conservar, salvar o recobrar el objeto siniestrado, y sus restos.
  • Informar y denunciar el siniestro dentro del plazo establecido en la póliza, señalando sus causas, consecuencias debidamente respaldados y demás hechos que permitan al asegurador imponerse adecuadamente del suceso.